Echándole cuento: Ofelia y Tito

8 Feb

Es miércoles y la niña del moño no falta a su cita semanal. Tenemos cuento, pero también os aviso de que es un poco triste. Hoy, por desgracia, está directamente inspirado en la realidad. A ver qué os parece.

Ofelia y Tito

Ofelia no recordaba como había acabado viviendo en la calle, o quizá sí lo recordaba, pero trataba de no pensar en ello. Las historias entre cartones no suelen tener tintes muy felices.

Hacía ahora unos meses había encontrado a Tito, un perrillo de pelo áspero que no se hubiera apartado de sus tobillos ni por el chuletón más jugoso del planeta. Juntos pasaban los días imaginando la vida de cada uno de esos zapatos que pasaban a la altura de sus ojos.

Había historias de infidelidad en altísimos tacones negros de suela roja, historias de mamás que llegaban tarde al parvulario en bailarinas, sueños nuevos en zapatillas desgastadas, pensamientos lentos en pesados zapatos de cordones, desafío imberbe en las chanclas de algún extranjero, pero sobre todo había ganas; ganas de caminar hacia delante.

Esas ganas que Ofelia ya no tenía. No porque estuviese deprimida, sino porque creía que los errores que había cometido eran una carga demasiado grande para empezar de nuevo. Por eso, se pasaba las horas mirando, dejando que las horas se escaparan por la cuadrícula de la acera como agua de lluvia sucia.

Al llegar la noche, se apostaba en cualquier rincón cubierto e improvisaba el campamento nocturno con un par de mantas y diarios. Ese era el mejor momento del día porque Tito se le escurría entre los brazos y se acurrucaba en su pecho.

Tito no era los hijos que ya no volvería a ver, pero era el único amor que le recordaba que aún le importaba a alguien.

*********************************************

La verdad es que éste es un tema complicado, pero aún así hay gente que intenta poner de su parte para cambiar un poco las cosas. ¿Cómo? Iniciativas como Dreaming the same pretenden  que la creatividad no caiga en saco roto y proponen esto. ¿Qué os parece?

Como habréis notado el cuento no tiene ilustración, así que como os digo siempre si alguien se anima…¡tengo los brazos abiertos! ¡Feliz semana a todos!:)

2 comentarios to “Echándole cuento: Ofelia y Tito”

  1. miriam febrero 9, 2012 a 10:43 am #

    La verdad es que sí, la historia tien una matiz triste ¿cuantas Ofelia y Tito nos cruzamos en nuestro día a día? Qué bueno una iniciativa como Dreaming the same que permite que haya una lucecita. Y aunque sea un trabajo de hormigas, seguro se consiguen resultados. Hay una frase de la Madre Teresa de Calcuta que lo resume así: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”.

  2. la niña del moño febrero 9, 2012 a 6:09 pm #

    Siempre con las palabras precisas Miriam:) Gracias por pasarte a echar un poco de cuento al día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: